"Alcohol may be man's worst enemy, but the Bible says love your enemy" Frank Sinatra.

jueves, 22 de junio de 2017

Baile de delfines.

Vaivén de artículos,
siempre cambiante, mar,
que se enfurece, crece,
se eleva para descansar
sobre mis manos.

Otras veces con ritmo constante-
mente acompasado al tambor
de unas conchas sin romper,
brillantes en la media luna.

La pareja de delfines
juega, alegre y preocupada,
y a él se le olvidan las reglas
buceando cuando no le toca
con bailes helicoidales.

Un mar, un mar,
dos mares que se bañan recíprocamente
y que borran las fronteras,
los márgenes carmesíes.

jueves, 27 de abril de 2017

Astros en bandeja.

Tanto cubre la noche cuando se viste de negro
y los tacones realzan sus formas
que me pierdo siempre en sus ojos cósmicos
y profundamente inquietantes.

Los bolsillos llenos de piedras que me pesan
más que la gravedad de su mirada
cuando me recuerda al cielo y
a su inmensidad de la que me canso.

Dejo que pase el frío del sueño
y se me cuela por las mañanas en el café
reciclando así lo que espiro
inspirando tus suspiros desesperados.

Me pongo los zapatos y me calo el abrigo
y me calan tus penas porque apenas,
si te dejan, llegas a la línea de meta
entre astros en bandeja.

jueves, 20 de abril de 2017

Vístete de risa que tengo espacio.

Vístete de risa que tengo espacio
para abarcar las carcajadas
que se arrancan a bailar
cuando el cristal se acuesta.

La gente esperando el beso
que pone fin a la película
y tú mientras te ausentas
porque tú vives y no sueñas

O te viven y beben,
y tú asientes y dejas
que pasen los días.

Sacúdete el polvo
y las miradas furtivas
que hoy estrenas vestido.

lunes, 17 de abril de 2017

"Da mi basia mile"

Entonces resonó Catulo:
Da mi basia mile
Y hasta él se quedaba corto.

Cuando dejamos de besar con los labios
lo hicimos con el alma
y he de reconocer que te quedaban genial
cuando los manchamos de caricias.

Ahora ya no olvido cada beso
y los arrastro conmigo en cada paso,
en cada peso,
en cada despertar vacío.

sábado, 15 de abril de 2017

Se está haciendo de noche.

Las palabras se me escapan
o se me estancan
porque las tatúo en el aire
o en mi boca.

Ya me estoy quedando sin sitio en los labios
y se me infectan bajo la lengua
porque tienen que ser del viento
cuando yo las hago propiedad de mis entrañas.

Sin besos que cicatricen
ni caricias que suturen.
Se está haciendo de noche.

jueves, 6 de abril de 2017

Baila el viento.

A mí, que me crecen tus ojeras y me pesan las de ambos.
Cárgame tus prisas lentamente por si a la vida se le antoja no parar.
En mi sombrero aún hay hueco para dos entre ideas perdidas
y yo siempre amanezco sin sábanas por mis sueños desarropados.

A mí, que me falla la razón por perderme en enredos
y tú que te enredas en razones que no quiero,
que no quieres,
que no queremos.

No me busques más excusas si no están en tus zapatos
y baila el viento si se vuelve en nuestra contra.
Pisa fuerte.
Mira adentro.
Quema el mundo si me pierdo.

jueves, 23 de marzo de 2017

Versos manchados.

Aún me falta un sol de invierno
de esos que calientan el alma
y erizan el vello.

Sigo enredándome en desvelos
intentando ahuyentar las pesadillas
con más cafés que horas de sueño.

Cardíaca manía y atropellos
cuando el habla se desgasta, confusa,
entre líneas y versos

donde escondo algunos rezos
profanados por virtud de una lucidez
que tras años de búsqueda aún no encuentro.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Última cadencia.

Disonancias muy acordes en la corriente del compás
y sus caderas, sus maneras, como un metrónomo.
Pisando el aire, matando el tiempo, bebiendo vino,
desde que te cantan ya no sientes los cristales en la suela
y las canciones retumban en las paredes de cartón.
Y los vientos mueven tus faldas, perdidas,
en palabras que ya no importan porque es tarde
y las luces ya se apagan.

martes, 21 de marzo de 2017

Decidir no es cosa de mortales.

Unas puertas giratorias
en el umbral del vacío:
con paracaídas
o sin él.
Decidir no es cosa de mortales.

lunes, 20 de marzo de 2017

Volver a arder.

Hoy vine aquí por otros motivos.

El viento azotaba desde el este y me propuse combatirlo. Lo hice durante tanto tiempo que lo convertí en mi enemigo. Y lloré amargamente cuando, tras meses avanzando unos centímetros, retrocedí kilómetros.

Hoy vine aquí por otros motivos.

Cuando pensaba que los jueces, mis jueces, seguían apuntándome con el dedo inquisitivamente... sin percatarme de lo artificial de las ideas, del exceso de metáforas, de la saturación de espacios que no existían.

Hoy vine aquí por otros motivos.

Unos fantasmas etéreos, eternos, en terrenos de nadie donde puse la bandera con mis restos a los que maltraté incesantemente. A ellos acudía cada noche para recordarme que todo seguía ahí y que no se iba a ir, no iba a llevárselo la corriente. Por desgracia.

Hoy vine aquí por otros motivos.

Porque no sé.
Porque qué es.
Una ilusión.
Una chispa.
Volver a arder.
Y perderse.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Elegía de elecciones.

Que me esquilmas el alma
y con calma me esquivas.
Y mi cuerpo, arrojado,
se desvive a fatigas.

Ya siento el gorjeo
de aquellas aves cautivas
que me recuerdan otra vez
la magnitud de las heridas.

Ábrela, rápido, que las alas
son memorias del pasado
de cuando aún rezabas.

Ahora, lento, acabado,
solo esperas, solo,
que te arrastren a caballo.